martes, 28 de febrero de 2017

Cid Cabido/O intercepto… Onetti y Ferrín.


Ayer empecé La vida breve, de Onetti… voy con miedo... La cosa es como sigue: el meollo sería Juan Carlos Onetti… lo(s) demás, puesto a cortar por lo sano, son matices y campañas publicitarias y fotogenias y caprichos y luchas de colores y paridas de niños bien jugando a malotes o a bohemios... Basta con pillarse de Onetti: El astillero, leerlo, asombrarse, no creérselo de tanto arte ahí metido… y al terminar la maravilla, algo te dice que hay que hacer justicia… y te da la risa con que si Gabo, Cortázar, Varguitas, Fuentes y resto de vedettes del ¿Boom?, todos unas máquinas, sin duda, qué tipos y qué librazos, pero es que Herr Onetti y te mosqueas con el intríngulis de la fama de unos y otros… y piensas en el abismo que separa la oportunidad del oportunismo… que ahí les duele, meu.

Cuando acabe La vida breve veré si me trago mis palabras y tonterías… o si sigo con ellas y os trazo el mapa verdadero del así llamado Boom, esa broma mercantil y burbujeo literario, ese atolondramiento contable en el que se confunde el debe con el haber de muchos de sus miembros más destacados. Sí, sí… las cuentas claras y el chocolate…

Pero es que yo vine a hablar del libro de Cid Cabido que este tipo sí que es un mapa verdadero. De perfil o de alzado, a cámara lenta, en 3D o en barbiartúrico. El sinsentido convertido en ecuación exacta y armoniosa. O intercepto es arqueología y márgenes sin un centro y localizaciones sin ubicación… y mucha suerte porque, siendo el primer libro del tipo Cid, no hay quien lo vea ni lo encuentre ni nada de nada hasta que te enteras de que una librería de Noia lo tiene esperando por ti desde 1985 y te coges un apuro serio, y también un taxi, no te lo vayan a levantar.

En O intercepto, que contiene diversos relatos, hay varias de esas ¿cosas? que escribe Herr Cid y que no tienen nombre conocido ni parangón sobre el papel salvo la gloria y que a mí sólo se me ocurre anunciároslas como eventos radicales consistentes en invenciones, parrafadas o especulaciones de indudable gusto, tensión, prestancia… hoy estoy en plan académico y eufórico… que varias veces ya os he dicho que es de lo mejor que te puedes topar publicado en forma de libro: Boom Cabido.

En estos relatos, Xosé Cid avisa de las pirotecnias, de cómo se las va a gastar cuando se suelte la melena en sus próximas obras… no sé si construye el futuro o desentraña el pasado, ni idea… pero Méndez Ferrín lo vio venir o lo escuchó llegar y le hizo señas y, también, le escribió el prólogo del librajo… En dicho prólogo, Ferrín cita tres cuentos, según él, perfectos, de la literatura universal… así, como si fuera un tiroteo y todos al suelo que me ciego y no sé lo que hago que os mato a toditos todos: Sobre el agua, Continuidad de los parques y O encalantro… luego, tras citarnos estos tres perfectos universales, se centra en algunos de los relatos de O intercepto A mí, el que da título al libro me recordó a Joe Gould y su secreto… y el libro entero a lo que iba a escribir Herr Cid en Foumán, O camiño de Middelharnis, Blúmsdei, Copenhague… moito.

2 comentarios:

Maqroll Gaviero dijo...

Son Xurxo. Déixote esta ocorrencia.
https://t.co/FRNyyv8Pob

venturitiña dijo...

Boas, Xurxo. Guau, quedei pampo coa ocorrencia; está moi ben, obrigado. Atopei “Lémbrome” en Ler, o teño na casa e nuns días póñome. O libro de McCullers o lin hai anos, recomendáramo un bo amigo, ó mellor esquecinme de subilo ó blog... Falamos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...